Artículo de Populardelujo para IDEN-TICA, edición Nº 7 • San José de Costa Rica (CR), 2015

¿Existe el diseño latinoamericano? Por supuesto que existe. Es robusto, potentísimo y por décadas ha desplegado su gracia en restaurantes, buses y cantinas sin complejo alguno. Sus autores son tipos como Oscar Barreto (abajo) y sus colegas desperdigados a lo largo y ancho del continente.


El pintor Oscar Barreto, Bogotá (COL).  


El pintor Oscar Barreto, Bogotá (COL).

 

QUIÉN LO CREYERA. A pesar de los cliparts, a pesar de la proliferación de la impresión en plotter, a pesar de las cruzadas de las grandes marcas de refrescos y cerveza para reemplazar los letreros artesanales de tiendas y cantinas por avisos con su marca bien visible, a pesar de las campañas de renovación urbana que le han querido lavar la imagen a nuestras ciudades… A pesar de tantas fuerzas que han hecho lo imposible por extinguirlos, el paisaje latinoamericano todavía está tapizado de avisos y murales pintados a mano por pintores y rotulistas.

Esta gráfica nunca ha gozado de gran respeto. Acomplejados culturales como somos los latinoamericanos, la hemos reducido a expresión gráfica “pintoresca” en el mejor de los casos, y a contaminación visual en el peor. Pero indiferente a cualquier juicio de valor, ella sigue prosperando.

¿Por qué? Porque nos guste o no, es un producto cultural que brota naturalmente de nuestras sociedades: de nuestra hibridez cultural, de nuestra inequidad económica, de nuestro perpetuo a-medio-camino-entre-el-caos-y-el-orden. La gráfica popular es una perfecta hija de América Latina: de su multiculturalidad, de desequilibrio y de su ingenio.

Hace casi quince años empezamos, bajo el nombre de Populardelujo, a documentar en Bogotá (Colombia) las múltiples y muy diferentes vertientes gráficas que pueden coexistir bajo el rótulo de gráfica popular. Desde el primer día quisimos ir más allá del mero registro: además de encontrarla fascinante en términos netamente estéticos, veíamos que esta gráfica era la corteza de toda una realidad cultural de la cual gran parte de la población local no tiene más que ideas simplistas y estereotipadas. Revisar la gráfica popular con cariño y respeto podía ser una manera de a hacer un retrato más rico y equilibrado de nuestras clases populares y de dar algunas pistas sobre esa entidad etérea y manoseada llamada “nuestra identidad”. 


En Colombia, como seguramente sucede en todos los países del continente, cada tanto se debate si existe “el diseño colombiano” y se mira automáticamente hacia los estudios de diseño y las agencias de publicidad. En nuestra opinión, si existe algo que podamos llamar “diseño local” es lo que ha salido del pulso y el ingenio de pintores como los que ilustran estas páginas. Su trabajo es el verdadero diseño latinoamericano y hace tiempo que es hora de que los diseñadores los empecemos a ver como colegas.

  El pintor 'Shago' y su familia, Buenaventura (COL)  

 

El pintor 'Shago' y su familia, Buenaventura (COL)

 

Al cabo de un trabajo de campo que se ha extendido por años, de docenas de proyectos alrededor de la gráfica popular (exposiciones, publicaciones, talleres, etc.) y de un trabajo muy cercano con los pintores, nos hemos dado cuenta que generalizar sobre ellos es prácticamente imposible.

Se dice por ejemplo –para mencionar apenas el primer prejuicio que surge cuando se piensa en los pintores– que son personas sin formación alguna. Basta conocerlos un poco para que esa idea se haga trizas. Detrás de los avisos y murales pintados a mano que cubren nuestras calles hay personas de todos los niveles de formación: completos autodidactas como Oscar Barreto, pintores que tomaron clases de rotulación por correspondencia como Roberto Ayala, personas que con mucho esfuerzo se pagaron cursos en institutos técnicos como Arnulfo Herrada y pintores que tras años de trabajo empírico se matricularon en una universidad y se graduaron con todos los honores en programas académicos formales como William Gutiérrez, maestro en Bellas Artes.

Lo que sí se puede decir sobre estos pintores es que su trabajo, junto con el de sus colegas a todo lo largo y ancho del continente, ha terminado por crear un género visual sólido, consistente y fundamentalmente distinto.

Desde el punto de vista de su producción, cuando se mira en su conjunto, el trabajo de los pintores y rotulistas latinoamericanos es de una extraordinaria riqueza técnica y estilistica. Desde el punto de vista de su alcance, su volumen y omnipresencia es apabullante: se trata de un fenómeno que aparece hasta en los más remotos rincones de nuestros países y se despliega sobre las superficies más diversas, desde murales hasta embarcaciones, pasando por exvotos, kioskos y autobuses. Pero quizás lo más importante de todo: se trata de una expresión plástica cuya naturaleza es tan mestiza, irregular, recursiva y cambiante, como la identidad latinoamericana. Sin proponérselo, y con una total ausencia de pose, la gráfica producida por estos pintores habla con inusitada franqueza sobre quiénes y cómo somos. 

En Colombia, como seguramente sucede en todos los países del continente, cada tanto se debate si existe el “diseño colombiano” y se mira automáticamente hacia los estudios de diseño y las agencias de publicidad. En nuestra opinión, si existe algo que podamos llamar "diseño local" es lo que ha salido del pulso y el ingenio de pintores como los que ilustran estas páginas. Su trabajo es el verdadero diseño latinoamericano y hace tiempo que es hora de que los diseñadores los empecemos a ver como colegas. 

El pintor Juan Bautista, Valparaiso (CHI).  


El pintor Juan Bautista, Valparaiso (CHI).

 

 
 
En 2015 IDEN-TICA nos invitó a escribir un artículo y hacernos cargo del diseño de cubierta de su edición # 7. La cubierta fue diseñada a partir de una valla para cine del pintor colombiano Gonzalo Díaz y de un alfabeto comisionado al pintor chileno Juan Bautista.


En 2015 IDEN-TICA nos invitó a escribir un artículo y hacernos cargo del diseño de cubierta de su edición # 7. La cubierta fue diseñada a partir de una valla para cine del pintor colombiano Gonzalo Díaz y de un alfabeto comisionado al pintor chileno Juan Bautista.


  IDEN-TICA es una revista especializada en gráfica popular basada en San José de Costa Rica (CR). Para más información: • Facebook • Instagram

 

IDEN-TICA es una revista especializada en gráfica popular basada en San José de Costa Rica (CR). Para más información:

• Facebook
• Instagram